Metodología

En Osotu vamos a contar con una planificación y programación previa por parte del claustro. Vamos a trabajar desde los intereses de los y las alumnas, promoviendo el trabajo transversal y la multidisciplinaridad, por lo que la temática de las tareas y las distintas actividades que se propondrán serán muy variadas. Nuestra programación atiende a diversos aspectos claves:

  • Objetivos de aprendizaje
  • Objetivos de enseñanza 
  • Procesos a realizar
  • Competencias básicas: transversales y multidisciplinarias
  • Contenidos a trabajar
  • Dimensiones trabajadas: Inteligencias múltiples, taxonomía Bloom, Hábitos mentales, ...
  • Espacios y recursos a utilizar
  • Tipos de agrupamientos: en cooperativo o individual, gran grupo inter-etapas, grupo medio inter-edades, ...
  • Contexto pedagógico: taller, rincón, proyecto, salidas, programa, 
  • Evaluación: tipo, criterios, herramientas.

En OSOTU,  abordaremos el desarrollo de cada una de las inteligencias basándonos en distintas situaciones de aprendizaje; de esta manera permitimos que todo el alumnado tenga su espacio de desarrollo. Poder descubrir sus fortalezas y hacerlo a través de lo que "hace bien", la manera de buscar la motivación y el placer por  "APRENDER A APRENDER" y "APRENDER A HACER", tan importante en OSOTU.

Asímismo, las actividades se desarrollarán promoviendo la cultura del pensamiento, dentro del contexto cooperativo, aunque, por supuesto, también habrá espacio para el trabajo individual.

Esto significa que a la vez que se aprenden contenidos, estos sirven como herramienta para la adquisición de competencias fundamentales, tal y como se indica en la Legislación vigente de Educación, Marco Educativo Heziberri 2020.

Por nuestra parte, añadimos dos competencias más, siguiendo la propuesta de Mar Romera y Olga Martínez: la competencia emocional y la física y motriz.

Se potenciará el trabajo y aprendizaje cooperativo buscando la interdependencia positiva y la responsabilidad individual. Este tipo de aprendizaje sólo es posible con éxito si existe una educación emocional potente, que ayude a cohesionar al grupo y a respetar y aprovechar como una oportunidad la diversidad de cada individuo.

Respecto a la cultura del pensamiento, como ya hemos comentado, consiste en ofrecer herramientas para que adquieran la capacidad de cuestionar, criticar, elaborar, crear, cambiar, comparar, contrastar ... las ideas y conceptos preestablecidos. Para ello, debemos subir algunos peldaños en el proceso cognitivo del aprendizaje, abandonando la memorización y repetición como elementos primordiales y dando protagonismo a acciones que implican mayor complejidad.

 

La cultura del error

Un aspecto que entendemos de vital importancia es lo que denominamos "la cultura del error", es decir, permitir que los chicas y chicas cometan errores y los acepten de forma positiva. Para esto, el profesorado debe estar convencido de que el error es el comienzo de la mejora y el aprendizaje.

Esto produce una serie de consecuencias, para el alumnado y también, para el profesorado:

• Al alumno o alumna le permite mejorar y desarrollar un aprendizaje real. Tiene lugar una evolución, un proceso.

• Logra que el alumnado realice una autoevaluación de su trabajo y se permita mejorarlo, progresar y disfrutar intentandolo.

• El alumno o alumna disfruta del aprendizaje porque ve posibilidad de mejora y esto es una motivación intrínseca brutal.

• Al profesorado le permite conocer la forma de aprender del alumno o alumna.

• Le da la oportunidad de evaluar no sólo el trabajo en un momento puntual, sino la evolución y el progreso.

Aquí os dejamos un ejemplo gráfico de lo que esto significa para nosotras:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies