Aumentan las críticas al sistema de calificaciones

Son cada vez más las voces que cuestionan el actual modelo de educación. Una semana sí y otra también responsables y profesores de centros claman por un nuevo sistema que construya nuevos escenarios y procesos de aprendizaje. En esta ocasión, son las maestras del Colegio Público Clara Campoamor’ de Huércal de Almería quienes se han pronunciado contra el sistema de calificaciones.

Para ello, ponen como ejemplo la evaluación inicial, una práctica de trabajo de aula bastante habitual. Esta prueba, que normalmente es la tarea escolar principal a la vuelta de vacaciones, se ejecuta “sin ninguna transición y sin valorar el distanciamiento que se produce en los escolares de las tareas académicas”, pero “los sometemos a una secuencia de pruebas de examen sin sentido”.

Estas pruebas estándar de examen y registro “no suelen servir para nada”, certifican. Normalmente, y una vez realizados los exámenes, el profesorado da inicio al curso con el primer tema del libro de texto, más allá de los resultados de las pruebas.

“Evaluamos para que el alumnado mejore sus aprendizajes, y el resultado de toda evaluación, en la educación obligatoria, debe servir para cambiar cosas en la planificación del docente, para ayudar a que niñas y niños aprendan mejor…”.

En el colegio Clara Campoamor, que asumen ese principio, organizan la evaluación inicial con otra metodología. Así, construyen escenarios de confianza en los que la energía desplegada y las actividades diseñadas son útiles tanto para los estudiantes como el profesorado, tomando conciencia de los diversos modos personales de aprender.

Asimismo, planifican secuencias didácticas abiertas y significativas, en las que, de manera inclusiva y dentro de un mismo plan de trabajo, niñas y niños van avanzando conscientemente y a su ritmo. “Cada cual va a su ritmo, de manera que lo que en unas criaturas cala de manera muy profunda, en otras apenas roza; y que en ocasiones de lo que esperabas que aprendieran no aprendieron nada y te sorprenden con aprendizajes que jamás hubieses esperado. Unas vuelan, otras corren, otras caminan y algunas parecen observar, pensando si lanzarse no las llevará al vacío”.

Más información en El País.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.