La Justicia devuelve a un niño con diversidad funcional a un centro ordinario

El Tribunal Superior de Justicia de La Rioja ha sentenciado recientemente que un niño con diversidad funcional debe ser matriculado en un centro ordinario y no en uno específico. El órgano judicial da así la razón a todas esas familias que luchan contra la Administración para que sus hijos reciban educación en colegios ordinarios y no en centros especiales.

Lo cierto es que, aunque en el Estado español la ley defiende la inclusión como principio de actuación, ésta no se lleva a efecto en muchos casos. El caso de Adrián, el niño de 11 años de La Rioja objeto de esta sentencia, es paradigmático. Comenzó en un colegio ordinario, pero posteriormente la Consejería de Educación decidió trasladarlo a una modalidad combinada no cotemplada por la ley: alternar el centro ordinario con uno especial. Finalmente, el Departamento riojano de Educación aprobó una recomendación para que el niño estuviese únicamente en este último colegio, aduciendo que en uno ordinario no podría ser correctamente atendido según sus necesidades.

Sus padres, que habían comprobado que Adrián mejoraba sustancialmente cuando se mezclaba con sus compañeros del centro ordinario, se enfrentaron a la Administración y llevaron el caso a los tribunales. El tribunal riojano les ha dado la razón: Adrián tiene derecho a acudir a un colegio no segregado. Con esta nueva sentencia, en el Estado son ya al menos cinco casos en los que la justicia da la razón a los padres frente a las instituciones: dos en Cataluña, otro en Castilla La Mancha y dos en La Rioja.

Juan Rodríguez Zapatero, abogado especializado en derecho administrativo y colaborador de las familias, es tajante: el primer problema es que el Estado no ha hecho sus deberes. “Tenía que haber acomodado la legislación nacional y autonómicas a la convención de la ONU y no lo ha hecho en diez años, más allá de pinceladas”, lamenta Fernández. “Hay un reconocimiento formal a la necesidad de los ‘ajustes razonables’ que necesitan los niños en los centros ordinarios. Pero la realidad práctica no es esta. Nos encontramos una falta de atención, de sensibilidad, tanto para enviar a centros especiales como a centros ordinarios, con tratamientos discriminatorios”.

Más información en: http://eldiariodelaeducacion.com/blog/2017/07/13/la-inclusion-implica-romper-con-el-modelo-de-educacion-especial-hay-que-meter-al-pt-en-el-aula-ordinaria/

Leave a Reply

Your email address will not be published.