Relacionan la falta de talento en las escuelas con el sistema educativo tradicional

La pedagoga y autora de Las leyes naturales del niño, Céline Álvarez, establece una relación directa entre la pérdida de talento en los centros educativos y la educación tradicional. “Hasta ahora -afirma-, nuestro sistema educativo ha sido pensado de forma ideológica —a partir de ideas, tradiciones, valores—, pero no lo hemos pensado de forma científica a partir de los grandes principios biológicos que gobiernan el pleno desarrollo de la inteligencia humana”. “Desde hace décadas”, prosigue, “imponemos a nuestros hijos clases donde tienen que aprender cosas que no les interesan, y tienen que hacerlo de forma pasiva, siguiendo instrucciones, sin realmente poder equivocarse, rodeados de niños de la misma edad de los cuales no pueden aprenden mucho”.

En su opinión, para desarrollar activamente nuestros potenciales necesitamos, ante todo, la presencia, la benevolencia y la ayuda del otro. “Cuando nos falta esta conexión, cuando nos sentimos solos, o juzgados, o aislados, o no queridos, nuestro organismo sufre un gran estrés que genera la secreción del cortisol, que estropea estructuras tan fundamentales como las de la memoria o de las competencias cognitivas superiores; al revés, la relación empática y cálida favorece una increíble floración de las conexiones neuronales en estas regiones”. Por lo tanto, concluye, “el amor no es una opción”, sino “un catalizador de inteligencia y de salud”.

Céline Álvarez considera que en el actual sistema educativo “hasta los niños que sacan buenas notas desconectan”: “se desenganchan de lo que son verdaderamente, dejan de buscar el sentido de las cosas, pierden la curiosidad porque se tienen que pasar los días respondiendo a instrucciones exteriores, intentando satisfacer al adulto. Pero cuando toda esa vida interior tan creativa y luminosa se calla, no solamente pierden los niños; perdemos todos”, continúa.

Pero esta educación tradicional no sólo afecta a los niños, ya que los profesores se agotan de transmitir de forma colectiva conocimiento fundamental, cuando están predispuestos a hacerlo de forma individualizada. “Así que tienen que trabajar en un sistema que va en contra de sus necesidades y, además, lo tienen que hacer con más de 25 niños que también se defienden de un sistema que no les conviene; es normal que emerjan tensiones, conflictos y que cada uno termine el día exhausto”.

¿Qué tipo de sistema, entonces, permite la anulación de esas interferencias y el respeto a los mecanismos biológicos de alumnos y profesores? Esta experta responde con contundencia: la neurociencia.  En ésta, cada persona ha de experimentar las respuestas pedagógicas, las más adecuadas, tomando en cuenta su propia personalidad y la de los niños”.  Y concluye: “Lo más eficaz sería justamente no tener método, sino conocimiento, buen sentido y flexibilidad”.

 

Podéis leer la noticia completa aquí.

 

Céline Alvarez es una escritora y profesora con formación lingüista. Después de sus estudios de ciencia del lenguaje, decidió opositar para convertirse en maestra de escuela primaria. Experimenta una pedagogía que combina el trabajo de Maria Montessori y la ciencia cognitiva. 

Celine Alvarez renunció a su trabajo en la enseñanza para dedicarse al desarrollo de herramientas pedagógicas, la formación de los profesores, la investigación y desarrollo de nuevos experimentos para poner en práctica y difundir su experiencia. 

Se dio a conocer en 2016 con la publicación de las leyes naturales del libro infantil donde se describe un experimento que se llevó a cabo entre septiembre de 2011 y junio de 2014 en un jardín de infancia en Gennevilliers donde colocaron ‘zonas de educación prioritaria’ y que dio lugar a un impresionante desarrollo de la personalidad y las habilidades cognitivas de los niños.

Leave a Reply

Your email address will not be published.Email address is required.